Saskia Sassen: “La justicia social es más importante que la desigualdad”

29/10/2015

En el marco del ciclo de conferencias Prendre la Paraula del CCCB (Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona), Saskia Sassen, catedrática de Sociología de la Universidad de Columbia de Nueva York, impartió una conferencia sobre Justicia e Igualdad, donde explicó que las palabras que utilizamos no son suficientes para describir la nueva realidad, que debemos reinventar palabras nuevas y que muchas personas son expulsadas de la sociedad y se vuelven invisibles. Estos conceptos los desarrolla en su último libro “Expulsiones. Brutalidad  y complejidad de la economía global” (Katz, 2015).

Saskia Sassen, experta en áreas como la sociología urbana o la dimensión social, económica y política de la globalización, habló en su exposición de desigualdad y justicia y la diferencia entre ambos términos. La reconocida socióloga comentó que “la categoría como se denomina ahora la desigualdad es problemática: siempre ha habido desigualdad y eliminar la desigualdad es una idea utópica. La justicia es otra cosa. La justicia es una manera de interpelar, de modular la cuestión de la desigualdad. La categoría de desigualdad es poderosa, nos explica bastante pero no todo. Ahora en Estados Unidos la desigualdad es el gran tema. La desigualdad no captura todo lo negativo que está pasando: hay zonas, procesos, espacios que van más allá de la desigualdad. Yo identifico toda una serie de bordes sistémicos que no tienen nada que ver con la frontera del sistema interestatal. Hay un momento en que la condición familiar asume formatos, contenidos y consecuencias extremas. En ese volverse extremo, se vuelve invisible porque las categorías que tenemos no logran captar eso. Lo invisible puede ser muy material”.

¿Cómo es posible que materialidades inmensas entren en un espacio donde se vuelven invisibles?, se cuestiona Saskia Sassen. “Nosotros somos teóricos, somos seres humanos. El hecho de ser teóricos significa que podemos manejar una realidad que tiene modalidades enormemente distintas y que tenemos una capacidad de teorizar que nos es un poco innata. A la hora de construir teorías el proceso de eliminar e incluir se puede volver peligroso”. La socióloga es de la opinión que para conectar con el mundo estamos teorizando. Todo empezó con una pregunta: ¿Cambio climático? ¿Qué tipo de lenguaje es ese? se pregunta Saskia Sassen. “Parece inocente pero no. La socióloga lo define como “tierras muertas, aguas muertas que las matamos nosotros. Eso interpela toda una serie de procesos y situaciones que nos son familiares a través de que nosotros lo hicimos”.

“We Make. La palabra en inglés tiene una conexión muy fuerte todavía con materialidades. Esta es una posición parcial de Saskia Sassen  y quiere ahondar en cómo nosotros construimos. A partir de esta posición se cuestiona que las grandes categorías que hemos elaborado con significado se vuelven también a invitaciones en no pensar. Tenemos siempre que interrogar. Sassen, experta en sociología urbana, describe que “si habla de la ciudad tiene que coger distancia hasta perder la ciudad y entonces puede encontrar una definición. La ciudad es un sistema complejo pero incompleto. Nada dura tanto como la ciudad. Y en este punto debe redescubrir la ciudad. Otro cosa que descubre en este proceso es la densidad que es bastante para enmarcar la ciudad”.

Saskia Sassen ahora está escribiendo en una región, en un espacio que llama “Before method”, antes del método. No rechaza el método, no rechaza el centro del paradigma. La situación es más compleja. Y en este punto uno puede preguntarse en una especie de táctica analítica: ¿qué es lo que no veo cuando uso esta categoría? ¿qué es lo que se da en el efecto sombra que genera una categoría poderosa? Una categoría poderosa genera también una sombra. Es poderosa porque ha eliminado una serie de elementos, sino sería una definición. En una época como la nuestra, las grandes categorías están sufriendo una serie de inestabilidad conceptual. Para sintetizar se pregunta: ¿cuál es la máquina de vapor? La máquina de vapor está directa e indirectamente en varios espacios. Generalmente ante esta pregunta la respuesta son las Técnicas de la Información, y éstas nos constituyen. Parcialmente es el sistema financiero entrando en la diferencia de justicia y desigualdad. La banca tradicional vende dinero que tiene con un interés que compramos pero las finanzas venden algo que no tienen, en ese vender de lo que no tiene reside su peligro. Tienen que inventar instrumentos, a menudo, impresionantes para invadir otros sectores. Para hacer extracciones, a través de ciertos instrumentos financieros, se usan mentes brillantes. Para ellos es un problema técnico, un clásico de la modernidad una vez empiezan las capacidades industriales. Las finanzas son tan poderosas que nadie les puede gobernar ni ellas mismas saben cómo. Asimismo explica que tenemos grandes ciudades provistas con buenos gobiernos municipales con barrios vacíos que nadie los ve. Para Saskia Sassen eso es una modalidad de exclusión. Son invisibles.

El vector principal para la socióloga no es la desigualdad es la justicia. “Son dos categorías muy distintas. En el espacio de la ciudad, la desigualdad es inevitable. Cualquier sistema complejo puede tener desigualdad. La cuestión es la justicia. Algunas desigualdades son manejables y necesarias y pueden ser eficientes y productivas. Otras desigualdades no. La justicia es la que puede interpelar todas esas desigualdades”. Saskia Sassen, una de las sociólogas de mayor prestigio internacional, termina la conferencia afirmando que “justicia social es más importante que la cuestión de la desigualdad”.

Sílvia Porta Simó