Crónica gráfica de Barcelona

04/02/2016

El Archivo Fotográfico de Barcelona repasa la historia gráfica de la capital catalana con la exposición Pérez de Rozas. La crónica gráfica de Barcelona. 1931-1954, que homenajea el legado de Pérez de Rozas, uno de los linajes más importantes del fotoperiodismo en Barcelona, con fotografías de la Segunda República, la Guerra Civil y el primer franquismo. La muestra se puede visitar hasta el 21 de mayo.

Pérez de Rozas. La crónica gráfica de Barcelona 1931-1954, comisariada por Andrés Antebí, Teresa Farré y Pablo González, muestra la primera época de unos de los linajes de reporteros gráficos que ha marcado la historia del fotoperiodismo barcelonés durante el siglo XX. El primero del linaje, Carlos Pérez de Rozas Masdeu, fue uno de los profesionales más significativos de la transformación y modernización del lenguaje fotográfico en los años treinta. “Durante la Segunda República, con la incorporación de sus dos hijos grandes Pepe Luis y Carlos, la actividad profesional del patriarca se convirtió en el negocio familiar. Por encima de la singularidad de la autoría y de la genialidad individual, continuaron firmando las fotografías con el sello “Pérez de Rozas”. A partir de 1932, esta firma quedó vinculada a la Crónica Gráfica, la iniciativa institucional de crear un archivo fotográfico sistemático y continuo de la vida pública de la ciudad. Esta iniciativa constituyó el embrión del que años más tarde sería el Archivo Fotográfico de Barcelona”, se explica en el marco de la exposición de recorrido fotográfico histórico.

Pablo González, co comisario de la exposición afirma que el “linaje Pérez de Rozas posiblemente con los Brangulí, es el más importante que ha existido en Barcelona. La muestra abraza tres periodos históricos: la República, la Guerra Civil y el franquismo. Es interesante en este sentido que no hubo una parada en el trabajo de estos fotoperiodistas, sino que siguieron trabajando tanto en la República, como en la Guerra Civil, como en el franquismo. En esta exposición hay aproximadamente unas 123 fotografías enmarcadas y ejemplares de prensa de la época pero también hay tres pantallas digitales donde hay unas 600 fotografías”, las cuales forman parte de la Crónica Gráfica, una de las agrupaciones documentales más importantes del Archivo Fotográfico de Barcelona, en que desde el 1990, está depositado el fondo de negativos de Pérez de Rozas.

En las plataformas digitales interactivas ubicadas en cada uno de los tres ámbitos expositivos se explica que “los años de la Segunda República se caracterizaron por su complejidad. Las imágenes de la selección muestran aquella actualidad tan diversa, objeto fotográfico de Pérez de Rozas. Atentados, atracos, incendios, huelgas sangrientas, fiestas populares, acontecimientos deportivos… Algunas de aquellas imágenes nutrieron los primeros años de la Crónica Gráfica de Barcelona y contribuyeron a crear un nuevo imaginario colectivo. Por lo que se refiere a la época de la Guerra Civil, los Pérez de Rozas colaboraron activamente con la CNT-FAI. Realizaron coberturas de los masivos mítines políticos en plazas y calles, los desfiles del Ejército Popular, los homenajes a Buenaventura Durruti, o los efectos devastadores de los bombardeos. Muchas de estas fotografías se publicaron en cabeceras como Solidaridad Obrera, Umbral o Campol. De este último semanario recibieron uno de los encargos al cual dedicaron más esfuerzo: una serie de reportajes monográficos de las colectivizaciones agrarias de todo Cataluña. Asimismo durante el franquismo los Pérez de Rozas continuaron ejerciendo su profesión y acontecieron artífices de la iconografía oficial del nuevo régimen. La mayor parte de su producción fotográfica consistió a cubrir todo tipo de acontecimientos que certificaban la instauración del nacional-catolicismo, como misas de campaña, vía crucis, desfiles militares y homenajes a los caídos del bando nacional. Diarios como La Vanguardia, Solidaridad Nacional y La Prensa o semanarios como Fotos fueron los principales escaparates de sus reportajes gráficos”.

Los tres ámbitos de la muestra (Segunda República, Guerra Civil y primer franquismo) comprenden casi veinticinco años de la Crónica Gráfica, el primer archivo fotográfico institucional creado en la ciudad. Durante este periodo, Carlos Pérez de Rozas y sus hijos fueron protagonistas, a pie de calle, de la transformación radical que experimentó el lenguaje fotográfico en Barcelona, en Europa y en todo el mundo.

Sílvia Porta i Simó